Av Callao 1290 (Colegio del Sagrado Corazón de Jesús)

//Av Callao 1290 (Colegio del Sagrado Corazón de Jesús)

Av Callao 1290 (Colegio del Sagrado Corazón de Jesús)

Fuente: Foro Skyscrapercity
Construido: 1894
Demolido: 1969
Arquitecto:
Fecha de la fotografía: circa 1930

Construído: 
Estado: 
Arquitecto: 
Fecha de la fotografía: 
By | 2014-09-06T23:00:47+00:00 julio 19, 2014|Categories: Uncategorized|3 Comments

3 Comments

  1. Martin 25/07/2014 en 23:33 - Reply

    Por lo general, la llamada “especulación inmobiliaria” (expresión amplia que, a mi entender, encierra aspectos culturales, sociales y políticos) ha sido la responsable de la desaparición del patrimonio arquitectónico porteño. El caso del edificio del colegio del Sagrado Corazón de Jesús de la avenida Callao, puede que sea una excepcion a esa regla. Las religiosas del Sagrado Corazón, en su deseo de exteriorizar su opción por los pobres, como lo hicieron varias órdenes de religiosas luego del Concilio Vaticano II, resolvieron la venta del terreno de 3.500 metros cuadrados donde funcionaba el colegio y aplicar esos fondos para ayudar a las comunidades rurales en el norte Argentino, a través de una organización que se denomina Fundepaz. Como pago por la venta del terreno, la Fundación recibió una suma en efectivo y varios departamentos, cocheras y un local comercial. (http://www.revistacriterio.com.ar/sociedad/una-lucha-eficaz-de-largo-aliento/). El terreno de Av. Callao, que también tenía salidas por Juncal y por Riobamba, había sido comprado en 1890 y se comenzó a construir en 1892, inaugurándose el colegio el 1º de marzo de 1894. Como ya consignó Ivan, fue cerrado en 1969, vendido y …. demolido. “El Sagrado Corazón de Callao era un edificio solemne y gigantesco situado en el corazón del antiguo Barrio Norte, con clases congeladas y un patio enorme rodeado por una glicina que, cuando florecía, aromaba toda la manzana. Había una capilla gótica, grande como una iglesia, y un jardín, con un palto gigantesco que, con sus frutos, nos bombardeaba durante el recreo”, rememoraba para el Diario Clarín la escritora Clara Obligada, ex alumna del colegio, en 2012. “Hoy en día un colegio así no se hubiese cerrado; habríamos hecho un piquete”, opinó otra ex alumna en esa misma nota (http://www.acciontv.com.ar/soca/notas/agosto12/colegio.htm). Sin dudas, una historia singular, muy distinta a tantas otras que dieron lugar a la demolición de tantos edificios caracterizados de la ciudad de Buenos Aires. Ojalá su pérdida no haya sido en vano. Saludos!

    • Ivan Karpov 26/07/2014 en 21:33 - Reply

      Es una pena que una causa benéfica haya sido el motor de la destrucción de este edificio. Como una persona sensata critico a aquellos que hacen piquetes para proteger cualquier cosa, pero creo que esta es una de las causas por las que habría valido la pena pelear, porque es una obra majestuosa y su demolición dejo un agujero negro en la Av que difícilmente pueda ser subsanado.

  2. Martin 26/07/2014 en 23:55 - Reply

    Coincido. Las Torres de Los Galgos no justifican tamaña perdida y ademas desentonan con el estilo de Callao, entre Santa Fe y el bajo. Por lo que pude ver en otra entrega tuya, en esa misma vereda, en la esquina con Arenales, para 1950 ya habían volteado la hermosa mansión de Rosetti. Es decir que esa cuadra sufrió duro y parejo… Saludos!

Deje su comentario